22/10/14

Frases de "Carolina se enamora"

Hola! hermosas criaturas (citando a Macon)

La verdad les quiero agradecer a todas esas personas que últimamente se han dado un tiempo y se han pasado por el blog, Hemos llegado a 34 seguidores, si bien no es mucho creo que para mi y todo el staff del blog es razón suficiente para agradecer.

Me anima mucho leer sus comentarios y saber su opinión, siempre que puedo me doy el tiempo de pasarme por sus blogs y comentar.

Como lo prometido es deuda aquí les traigo una entrada con frases de Carolina se enamora - Federico Moccia, recién hice reseña y espero les haya gustado.

Este libro tiene muy buenas frases así que se las dejo... HERE GO! 


***



-Hoy es uno de esos días que, de verdad, empieza con una sonrisa. ¿Sabes cuando miras en derredor y todo te parece más bonito: los árboles que te rodean, el cielo o una nube tonta con aire de tener algo que decir? Pues eso, en pocas palabras, que te sientes en perfecta sintonía con el mundo, tienes lo que se dice un buen feeling... Con el mundo, además.

-¿Quiénes somos nosotros para poner en tela de juicio lo que sienten los demás?

-Esa palabra. "Tesoro." La palabra más dulce, más importante, más delicada, más...más... "planetaria", sí, la que abarca a todos los planetas además de la Tierra, naturalmente, dicha por él y de esa forma, ha borrado cualquier sombra de duda. 

-Da la impresión de que la vida te pasa por delante como en una película. ¡Como si se tratase de una serie de momentos, de situaciones, de fases, de cambios que te llevan inevitablemente a hacer el amor! Dicen que, por lo general, cuando ves pasar la vida por delante es porque te estás muriendo. Y yo me estoy muriendo...¡pero de ganas de estar con él!

-Las cosas sólo son extraordinarias en la vida de la persona a las que le suceden.

-La verdad es que creo que todos estamos dotados para algo y que muchas veces lo comprendemos demasiado tarde.

-Qué bonito. Siempre me he imaginado este momento; quizá demasiado, en serio, porque al final los demás te cuentan tantas cosas que acabas preocupándote más de lo que harías por ti sola.

-¿Por qué cada vez que uno está mal y después sale bien parado o, en cualquier caso sobrevive o, en fin, supera el drama, todo el mundo te despeina?

-Noche. Noche encantada, ligera, hechizada. Noche de estrellas fugaces, de deseos absurdos y locos, casi asombrosos.

-Mi deseo ya se ha cumplido. Soy feliz. Feliz. ¡Soy feliz! Y me encantaría poder gritárselo a todo el mundo.

-¿Sabéis ese tipo de cosas que se ven en ciertas películas y que te gustan a rabiar?

-Cuando somos pequeños todos nos parecemos, abrimos los ojos desmesuradamente delante de la cámara fotográfica y, desde luego, no podemos ni imaginar lo que sucederá en el futuro.

-Pues bien, eso es vivir, partirse de risa con una persona a la que quieres y que te hace sentirte querida.

-¿Sabéis cuando la gente te dice las cosas por decir, sin creérselas ni siquiera un poco?

-Estoy tan emocionada que parezco estúpida, y eso que emocionarse no tiene nada de malo. Lo sé. ¡Alguien que se emociona no debe ser a la fuerza estúpido! Al contrario... Es más estúpido el que no se emociona cuando le ocurren estas cosas.

-Tiene razón: es imposible. Pero, a veces, en la vida...

-No hay nada que hacer, cuando un sueño se desvanece incluso la realidad pierde su belleza.

-¡No hay nada más bonito que lo que empieza por casualidad y acaba bien!

-Puede que nosotros nunca lleguemos a enterarnos, pero a veces somos los artífices de lo que sucede en la vida de los demás. En ciertas ocasiones, voluntariamente, en otras no.

-Ese amor que no sabes a ciencia cierta qué significa, que no sabes ni dónde empieza ni dónde acaba. Te gusta verlo, encontrarte y hablar con él, te cae bien y, cuando pasas un poco de tiempo sin verlo, lo echas de menos. En fin, ese amor que no puede ser más bonito...porque es absurdo.  Es amor en estado puro. Sin la sombra de una preocupación, todo felicidad y sonrisas. Y ganas de hacerle regalos, como esos que te gusta recibir de tus padres y que a veces, sin embargo, no te hacen porque en ese caso no les corresponde a ellos.

-No hay nada peor que no tener el valor de admitir ni ante uno mismo que no tienes ni idea de lo que hacer...

-A veces la vida te ofrece el modo de vengarte sin que tú lo sepas.

-Nunca discutiremos por un hombre, que antes que traicionar nuestra amistad nos encerraremos en casa, jamás cometeremos una estupidez semejante, ninguna lágrima por nuestra culpa, confianza eterna, tranquilidad total, secretos sólo para los demás...

-Y nos abrazamos y seguimos bailando como si fuésemos un único cuerpo, saltando aquí y allá, felices, al ritmo de la música. Y nos miramos a los ojos, cantando al unísono, a voz en grito. Y en ese momento me siento la persona más feliz del mundo. Y cierro los ojos y bailo, abrazada a mis mejores amigas, sin poder imaginar lo que un día sucederá.

-Resulta cómico cuando la gente mayor que tú, hasta el punto de que podrías ser su hija o, como mucho, su hermana pequeña, te habla de usted.

-¿Sabéis cuando sientes algo sin un motivo aparente?

-Escribir es mi sueño. Meter el mundo en una página. Sentir el repiqueteo de las teclas del ordenador o, mejor aún, ver cómo se seca la tinta de una pluma estilográfica en un cuaderno conservado a duras penas con un poco de pegamento y una goma. Es mi pasión. El instante en que me siento más vivo es aquel en que releo una frase, un paisaje, una idea que he detenido para siempre en el blanco del papel transformándolo a mi manera. Es difícil hacer comprender eso a los que piensan que la vida es tan sólo un armazón que en el pasado tenías por cierto, a quien ha dejado de emocionarse, prisionero de las innumerables dificultades de la vida. Como si las dificultades fueran únicamente un mal rollo cuando, en cambio, son ocasiones, posibilidades de demostrar que podemos conseguir lo que pretendemos. ¿Soy un idealista? ¿Un loco? ¿Un soñador? No lo sé.

-Danzo con la vida, la invito a bailar, la abrazo sin excederme, la miro a los ojos y la respeto y la amo, al igual que adoro la mirada de una mujer enamorada. Eso es. Me gustaría estar en esa mirada, dentro, siempre, ser su sueño, hacer que se sienta preciosa y única como la gota de rocío que por la mañana ilumina de repente el pétalo de una violeta.

-¿Sabes esas sensaciones, esas sensaciones...que al final te hacen intuir que va a suceder algo de forma ineludible?

-¿Sabéis esos silencios que se crean de vez en cuando, esos que cada vez se hacen más grandes y que, a medida que se hacen más grandes, menos sabes qué decir y no ves la hora de llegar?

-Un libro es un momento especial en el que varios personajes cobran vida de repente; leyendo lo que piensan, lo que dicen, lo que sienten, lo que viven y sufren puedes entender si un escritor es bueno o no. Porque todas sus palabras forman parte de esos personajes a los que ha dado vida. Aunque sólo para el que los lee de verdad están realmente vivos.

-De alguna forma, tú has sido quien me ha dado el valor necesario para no ignorar mi pasión. No quiero que mi vida sea tan sólo una sucesión de días en los que sólo espero que el tiempo pase, sin una sonrisa, sin una emoción, sin la esperanza del éxito deseado. Puede que me caiga mientras lo intento, sí, pero para levantarme de nuevo después e intentar conseguirlo redoblando el esfuerzo. Tengo la posibilidad de vivir ese entusiasmo que tú te has visto obligada a sofocar de alguna manera.

-Que nuestra vida es nuestra y que nadie nos regala nada, que somos nosotros los que la construimos en función de nuestros verdaderos deseos. Sólo que hay que tener mucha fe, porque, de otra forma, ocurre justo lo contrario: nuestros miedos toman la delantera, somos nosotros mismos quienes lo echamos todo a rodar, y culpamos de ello a los demás.

-Conscientes en todo momento de que el hecho de estar vivos es, en verdad, un regalo maravilloso, que los demás, todos, incluso los que parecen diferentes o distantes, tienen algo bueno en el fondo, basta con darles un poco de confianza. Que no importa el dinero que uno tenga, porque cuando los auténticos valores están bien enraizados en nuestro interior, constituyen una riqueza inagotable. Siempre he tratado de vivir así. Y así soy feliz.

-Yo lo veo así. En tanto que un regalo sigue envuelto o no se abre un sobre puede suceder de todo. ¡La verdadera felicidad la constituyen todas las posibilidades que se barajan antes!

-Las personas no siempre manifiestan lo que sienten.

-La felicidad... Parece una palabra fácil y, en realidad, tengo la impresión de que es más bien difícil, quiero decir que todos hablan de ella pero ninguno sabe verdaderamente qué es, y, sobre todo, dónde puede encontrarse. He mirado un poco en Internet y he entendido que, desde la Antigüedad, los griegos, los romanos, los filósofos, los eruditos, incluso los contemporáneos, han tratado de explicarla y de explicársela. Otros, muchos más, se han limitado a intentar alcanzarla.

-En las citas famosas hallo las respuestas que a menudo no tengo. Me gustan.

-El amor es una flor que nadie te ha regalado nunca y que siempre recordarás. 

-La vida. Todo el mundo pide sin dar nada a cambio. Todo el mundo roba y les sale bien. Y, en cambio, tú, que intentas ser honesto, sales siempre malparado.

-El amor es cosa de las películas y de los libros.

-A todos nos ayudaría hacer un curso para aprender a mentir. ¿Quién no se ve tarde o temprano en la necesidad de decir una mentira incluso para no hacer sufrir, para no dar un disgusto o, sencillamente, para evitar que una persona se entere de algo?

-Al final, todo se arregla, sólo que a veces no consigues entender por qué algunas cosas no encajan de ninguna manera.

-Lo bonito de la vida cuando se echa la vista atrás es que te das cuenta de lo mal que has estado por ciertas cosas que luego olvidas por completo y que, en cambio, recuerdas siempre los momentos de felicidad. Y, sobre todo, cuando repasas lo que has hecho te percatas de que tal vez podrías haber entendido algo. Entonces sientes la tentación de volver sobre tus pasos, de regresar a ese momento y, quizá, cambiar la decisión que tomaste, optar por una diferente.

-El amor no mira a nadie a la cara.

-Es bonito mirar alrededor y sentirnos a gusto en medio de lo que conocemos tan bien. Así resulta más agradable recordar la vida y todas las cosas que ésta nos ha regalado. En particular, el amor; me refiero al verdadero.

-El secreto para vivir mejor es reír y soñar.

-Porque el amor, es decir, la manera en que dos personas se conocen, se frecuentan, se llaman por teléfono, empiezan a salir juntas o rompen, le interesa siempre a todo el mundo.

-Y eso es lo que cuenta en la vida, ser felices gracias a las cosas que realmente nos hacen felices.

-El objetivo contiene el espacio que quiero inmortalizar; un círculo tan pequeño, que, sin embargo, puede retener un momento mágico, irrepetible. La fotografía detiene el tiempo, vence el temor de que todo se pierda algún día. Es suficiente con un clic. Esa imagen y, sobre todo, lo que evoca serán nuestros para siempre. Ésa es la idea que siempre me ha gustado del arte de la fotografía.

-En la vida del escritor todo el mundo tiene algo que ver, dejan una palabra, una señal, una sonrisa, una expresión del rostro que permanece ahí, en la memoria, como una pincelada que nadie podrá borrar jamás...

-No me lo puedo creer. Es el amor. El amor con mayúsculas, el amor loco, esa felicidad absoluta, ese que desplaza a todos los demás, por guapos que sean. Amor infinito. Amor ilimitado. Amor planetario. Amor, amor, amor. Tres veces amor. Querrías repetir esa palabra mil veces, la escribes sobre el papel y garabateas su nombre, pese a que, a fin de cuentas, apenas sabes nada de él.

-¿Sabéis una de esas mañanas en que no tenéis ganas de levantaros y la cama os parece el lugar más bonito, cómodo y acogedor de este mundo?

-No comprendo la muerte. Te arrebata a las personas de repente. Te impide volver a hablar y reír con ellas, tocarlas y verlas. Jamás podrás oírlas de nuevo, regalarles algo o decirles eso que nunca tuviste el valor de contarles.

-Los que mueren de verdad son los que no viven. Los que se reprimen porque los asusta el qué dirán. Los que hacen descuentos a la felicidad. Los que se comportan siempre de la misma forma pensando que no se puede hacer nada diferente, los que piensan que amar es como una jaula, los que nunca cometen pequeñas locuras para reírse de sí mismos o de los demás. Mueren los que no saben ni pedir ni ofrecer ayuda.

-La vida es así. Una veces parece que te tome el pelo y otras hace que te sientas importante.

-Hay ocasiones en que no ves. No ves las cosas que tienes delante cuando lo único que buscas es la felicidad. Una felicidad que te ofusca, que te distrae, una felicidad que te absorbe como una esponja. No las ves. Sólo ves lo que quieres ver, lo que necesitas, lo que te sirve.


_________
Espero les haya gustado, no olviden comentar. BESOS! 

4 comentarios:

  1. Hola ya te sigo:)
    Soy parte de la iniciativa "Seamos seguidores"
    http://thebooksandmylife.blogspot.com/

    Si eres tan amable de seguirme :)
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola... gracias por pasar y que bien que te hayas unido a la iniciativa!

      ya me paso por tu blog SALUDOS:D

      Eliminar
  2. Este libro es de los que menos me han gustado de Federico Moccia, pero igual no está tan mal.
    ¡Ya te sigo!
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias lily! pues ha sido el primero que he leído y me gusto!

      espero leer muchos más de este autor

      Eliminar

Haznos saber que piensas...

Por favor usa un vocabulario decente, sin insultos, ni discriminación. Este es un espacio de acceso publico por lo que todos pueden opinar!

Gracias y no olvides comentar!